BREVE HISTORIA DE IBIZA (6ª PARTE)

(Por Pablo Burgués)

En el año 0 antes (y después) de Cristo vino al mundo un muchacho la mar de majete llamado Jesucristo. El tipo tenía un pico de oro, lo que unido a una trágica muerte prematura y un tremendo golpe de efecto mediático en forma de resurrección lo convirtieron de la noche a la mañana en el influercer más molón de su tiempo. Por todo esto y por alguna otra cosilla más sin importancia, la gente se volcó muy pero que muy duro con el autoproclamado hijo de Dios y fue así como nació el cristianismo.

Los siglos fueron pasando y nada ni nadie parecía poder desbancar a Jesucristo Super Star del top 1 de las listas religiosas. Hasta que en el año 622 apareció un señor llamado Mahoma con un tremendo melocotonazo titulado Islam, cuyo pegadizo estribillo “Allah es grande” se convirtió rápidamente en un super éxito rompe pistas. El hit corrió como la pólvora y en muy poco tiempo ya era el tema más bailado en todo el norte de África y la península ibérica.

Un poco más tarde, en el año 902, el club de fans de Mahoma, conocido vulgarmente como “los árabes”, conquistaron Ibiza y larebautizaron con el nombre de Yebisah. Los muchachos eran de tomarse las cosas con calma y entre ponte bien y estate quieto se quedaron por aquí más de 300 años, de ahí que a día de hoy la influencia árabe esté aún muy presente en la isla.

Ellos fueron los padres de la arquitectura típica payesa y también trajeron a las islas algunos avances agrícolas punteros como el uso de acequias, albercas y la construcción de canales como el de Es Broll de Buscastell, el cual sigue activo hoy en día.

Además construyeron la primera gran muralla de la ciudad, un triple recinto amurallado construido a prueba de pólvora, piedras, palos y fuego, pero mira tú por donde que se les pasó hacerla también a prueba de cuernos…

Y es que en agosto de 1235, Jaime I de Aragón, hartito perdido de tanto islam y tanto niño muerto, encomendó a unos coleguitas la difícil tarea de conquistar Ibiza. Pero tras cinco meses de incansable asedio y ante la imposibilidad de cruzar aquellas murallacas, los soldados cristianos decidieron que era hora de pillar un ferry e irse de vuelta a la península. Justo en ese momento quiso Dios, o Allah, o vete tú a saber quién, que el gobernador de la ciudad se pusiera picarón y le levantara la novia a su hermano. Éste, en pleno ataque de cuernos se pasó al bando enemigo y mostró a los cristianos un pasadizo secreto bajo el subsuelo de la ciudad mediante el cual pudieron acceder fácilmente al corazón de la fortaleza. Y de esta manera tan folclórica y tan poco épica, fue como Ibiza pasó a formar parte de la corona de Aragón.

Continuará…

———— Seguir a Pablo Burgués en Instagram o Twitter

———— Esta historia se publicó originalmente en mi blog Typic d’aquí

Anuncios

BREVE HISTORIA DE IBIZA (5ª PARTE)

(Por Pablo Burgués)

Como te iba contando la semana pasada (puedes leerlo aquí), en el año 534 d.C. el Imperio Bizantino (el primo de zumosol del Imperio Romano) desembarcó en la ciudad de Cartago y dio matarile del bueno al pueblo vándalo. Se ponía así fin a 80 años de díscola hegemonía vandálica en el Mediterráneo occidental y las Islas Baleares se convertían de nuevo en alegres y vivarachas provincias romanas.

La noticia fue recibida con gran algarabía por parte de los ibicencos, quienes pensaron que los nuevos jefes les echarían un cable a la hora de promocionar las maravillosas playas y los económicos hoteles de la isla y que esto se traduciría en la llegada de hordas de manirrotos turistas dispuestos a gastarse cantidades indecentes de sestercios. Pero la realidad fue bien distinta…

Hay que tener en cuenta que por aquel entonces no había en Ibiza ningún beach club decente, ni tan siquiera una triste discoteca en la que los animados romanos pudieran mover la toga. Esto, unido a que el imperio tenía guerras abiertas por medio mundo, hizo que no se dejara caer por aquí ni el tatus quo.

Una clara muestra del olvido al que Roma sometió a Ibiza durante este periodo es el hecho de que en toda la isla no hay prácticamente ningún vestigio de la época bizantina, a excepción de una pequeña capilla construida bajo tierra en Santa Agnès y que, casualidades de la vida, está dedicada a Santa Inés.

Esta es su cuando menos poco empírica leyenda: Inés de Roma era una bellísima joven proveniente de una noble y ricachona familia. La muchacha estaba en edad casadera y tenía a un montón de mochuelos tirándole el tejado día y noche. Sin embargo, ella, que era muy así, rechazó sistemáticamente a todos ellos alegando que su corazón pertenecía únicamente a Cristo (no Ángel Cristo, sino Jesucristo). Parece ser que uno de los pretendientes, que tenía muy mal perder, denunció a la muchacha a las autoridades romanas ya que por entonces ser cristiano estaba condenado con la muerte.

El juez que llevó el caso resultó ser un cachondo mental y en vez de ordenar la muerte de la muchacha la condenó a vivir el resto de sus días en un prostíbulo. Pero a pesar de estar años y años allí expuesta como Dios la trajo al mundo, la muchacha nunca perdió la virginidad. ¿Qué cómo es eso posible? Pues muy fácil. Milagrosamente sus cabellos empezaron a crecer y crecer hasta tal punto que con ellos pudo ocultar por completo todo su cuerpo. Tan sólo hubo un hombre lo suficientemente picarón como para encontrar atractivo aquel burka de pelo, pero nada más tocar a la inmaculada Inés este quedó ciego.

Viendo que la sentencia no había surgido el efecto esperado, el juez decidió dictar otra aún más “reinsertiva” y la condenó a muerte mortal. Antes de ser degollada el verdugo intentó que Inés abjurase y salvase de ese modo su vida, pero ella toda digna respondió:

“Injuria sería para mi esposo (Cristo) que yo pretendiera agradar a otro. Me entregaré solo a aquél que primero me eligió. ¿Qué esperas, verdugo? Perezca este cuerpo que puede ser amado por ojos que detesto”.

Por todo esto y mucho más, Santa Inés está en el top 10 de las grandes mártires de la Iglesia. Y colorín colorado, esta Bizantina historia se ha terminado.

Continuará…

———— Seguir a Pablo Burgués en Instagram o Twitter

———— Esta historia se publicó originalmente en mi blog Typic d’aquí

BREVE HISTORIA DE IBIZA (4ª PARTE)

(Por Pablo Burgués)

Allá por el año 406 después de Chuchi, aprovechando que el Imperio romano de Occidente estaba de chancla caída, el pueblo vándalo decidió salir de su zona de confort en el norte de Europa y darse un garbeo para ver qué se cocía por ahí.

Parece ser que la retórica y la oratoria no eran los fuertes de estos chavales, por lo que pronto se vieron obligados a desarrollar sus propias técnicas de expresión. Nacía así en la vieja Europa un nuevo y rompedor –ismo: el vandalismo. Este a priori poco sofisticado sistema de comunicación basado en la violencia y la destrucción, pronto hizo despuntar en el campo de relaciones internacionales a sus creadores, quienes con gracia y salero pusieron patas arriba Alemania, Francia, España y buena parte del norte de África.

Las matanzas vandálicas fueron tan desmadradas que incluso se les atribuye a ellas la aparición de pestes y enfermedades infecciosas asociadas a los miles de cadáveres insepultos que dejaban a su paso. Vamos, lo que se conoce como gente perfeccionista, meticulosa y fina en su trabajo.

En el año 440, tras 34 primaveras de bofetones non-stop, aquellos fieros hombretones venidos del norte decidieron que era hora de hacer un pequeño parón en su exitosa carrera hacia la conquista del Mediterráneo, así que se instalaron en un lujoso a la par que económico hotel con vistas al mar llamado Cartago (actual Túnez). Pero lo que iban a ser dos o tres días de vacaciones pronto se convirtieron en semanas, las semanas en meses y los meses en años. La prensa rosa de la época empezó a decir que los Vándalos Street Boys estaban acabados, que no habían sido más que la típica banda One Hit Wonder y que nunca volverían a tener un gran éxito en su carrera artístico/invasora. Pero nada más lejos de la realidad amigas…

Una fría mañana del año 455, el hasta entonces adormecido pueblo vándalo liderado por un tal Genserico, decidió que era hora de salir de nuevo de turné y mostrarle al mundo que ellos seguían siendo los auténticos reyes del pop. Así que se subieron a sus barcos y sin apenas despeinarse saquearon Roma. Este hecho supuso la caída definitiva del Imperio romano de Occidente y puso fin a seis siglos (con sus noches) de gobierno romano en las Baleares.

Sin embargo, el cambio no duró demasiado ya que en el año 534 el Imperio Bizantino (el Barça B del Imperio Romano) hartito perdido de tanta tontería y tanto niño muerto invadió Cartago, poniendo punto y final de una vez por todas a las travesuras vándalas. Ibiza volvió entonces a convertirse en provincia romana hasta en el siglo X, cuando uno chulazo de piel canela, turbante y perilla llamado Abderraman III anexionó las islas Baleares al Califato de Córdoba y olé. Pero esa historia tiene mucha miga, así que si no te importa te la cuento la próxima semana.

Continuará…

———— Seguir a Pablo Burgués en Instagram o Twitter

———— Esta historia se publicó originalmente en mi blog Typic d’aquí

BREVE HISTORIA DE IBIZA (3ª PARTE)

(Por Pablo Burgués)

Hola amigas, como ya os vengo contando desde hace un par de semanas, han sido muchos los pueblos que a lo largo de la historia han venido a lucir cachete a las paradisiacas playas de Ibiza. Hoy vengo a hablaros de los romanos, esos simpáticos seres que tras dar cerita de la buena a los cartagineses hicieron del Mediterráneo su Aquapark particular (o mare nostrumpara los puristas).

Todo empezó en el año 123 a.C. (antes de Chuchi) cuando tras conquistar Cartago, Roma decidió que iba siendo hora de hacerse con esas pequeñas islas del Mediterráneo occidental que todavía no estaban bajo su dominio. El militar elegido para llevar a cabo la misión fue un tal Quinto Cecilio Metelo, quien pensando que aquello iba a ser pan comido se fue para allá en falda y chanclas.

Y hablando de la siempre elegante moda italiana te contaré un chiste: ¿sabes por qué el Cesar iba siempre en sandalias?… Pues porque era Julio.

Una vez dicho esto y a la espera de que me llegue un email de Typic Hotels diciendo que soy tan gracioso que a partir de ahora le van a encargar el blog a Arévalo, continuemos con la historia…

Pues resulta que la conquista de las islas no resultó todo lo sencillo que los romanos habían esperado, ya que por aquel entonces no existía aún la carrera de turismo ni la de protocolo y los aguerridos isleños en vez de recibir a los visitantes con vales descuento y chupitos gratis para Amnesia, les dieron la bienvenida a pedrada limpia. Esta es la razón por la que el archipiélago comenzó a conocerse como Las Baleares, que etimológicamente significa algo así como “tierra de honderos”, o “no veas tía la puntería que tienen los taraos esos que tiran piedras con una cuerda”.

Tras dos largos años de pedrada va, brecha viene, Roma finalmente pudo sumar Las Baleares a su imperio y de este modo se hizo con el control absoluto de las rutas marítimas del Mediterráneo. Ibiza pasó a llamarse Ebusus y junto a Formentera sería bautizada como las Pitiusas, que significa “tierra de pinos”, o “menos mal tía que esto está lleno de árboles porque con la solana que está cayendo se me estaba achicharrando el cartón”.

Ebusus fue equipada con todos los apichusquis típicos de las urbes romanas, como el acueducto de S’Argamassa (en Santa Eulària des Riu), un foro (del que a día de hoy se desconoce su ubicación) y un buen puñado de estatuas de los influencers que lo estaban petando en Roma en aquellos años (como la diosa Juno o el guerrero Cayo Julio Tirón a los que hoy podemos contemplar en la entrada principal de la muralla de Dalt Vila).

Sin embargo, poco a poco la importancia comercial de Ibiza entró en declive ya que los romanos fueron llevándose todos susbusiness al puerto de Mallorca. Y ya en el siglo V, tras la caída del imperio romano, todas las Baleares quedaron en manos de los vándalos, unos tipos altruistas y la mar de majetes pero con muy mala prensa los pobres. Pero eso y mucho más te lo contaré la próxima semana.

Continuará…

 

———— Seguir a Pablo Burgués en Instagram o Twitter

———— Esta historia se publicó originalmente en mi blog Typic d’aquí

HISTORIA DE IBIZA (2ª PARTE)

(Por Pablo Burgués)

Aunque a muchos les cueste creerlo, los primeros en conquistar las nobles tierras de Ibiza no fueron los italianos, ni tan siquiera los argentinos, sino los fenicios (puedes leer algunas de sus travesuras ibicencas pinchando aquí). Pues bien, los segundos en hacer de esta isla su particular hotel low cost fueron los cartagineses, también conocidos como púnicos.

Estos simpáticos seres procedentes de la ciudad de Cartago (actual Túnez) eran principalmente mercaderes y su producto estrella en las Pitiusas era la sal. Hay que tener en cuenta que por aquel entonces el cloruro sódico era una cosa carisisísima, tanto que incluso se utilizaba como moneda de pago. Los cartagineses, unos tipos la mar de resueltos y más afines al esparcimiento que al trabajo, decidieron fabricarse su propia máquina de hacer billetes. Y así es como nacieron las actuales salinas de Ibiza.

También fueron ellos quienes trajeron a la isla la primera imagen de Tanit, Diosa de la Tierra y de la fertilidad, patrona de Cartago y sancta sanctorum de la comunidad Hippie-Wellness-NewAge-ATopeConElKarma ibicenca de ayer y hoy. Si quieres saber más sobre esta señora, te recomiendo una visita a la Cova Des Culleram, en Sant Vicent de sa Cala. Esta pequeña cueva, descubierta en 1907, alberga en su interior cientos de imágenes en barro de la Diosa Tanit, así que una de dos, o se trata de un almacén ilegal de los chinos o estamos ante uno de los santuarios púnicos más importantes del Mediterráneo.

Pero cuidado, no te dejes eclipsar por el lado místico y majetón de los cartagineses, porque a pesar de dárselas de amables comerciantes, lo que de verdad ponía a estos muchachos era repartir bofetones allende los mares. De ahí que a finales del siglo palo-palo-palo antes de cristo, Cartago fuera la primera potencia económica y militar del Mediterráneo occidental.

Pero mira tú por donde que un buen día, estando por ahí a todo invadir, los cartagineses se toparon con unos señores defalda, casco con patillas y cresta punk llamados romanos, a los que también les iba la marcha pero bien. El mal rollito entre ambos pueblos no tardó en despertarse, lo que desencadenó las tres guerras púnicas.

Los cartagineses perdieron los tres derbis por goleada, pero eso sí, el MVP de la contienda se lo llevó un de ellos: Aníbal Barca, un excéntrico militar cartaginés que cruzó toda la península ibérica con su ejército, atravesó los Alpes en elefante y estuvo a punto de caramelo de conquistar Roma. Por cierto, existen varias teorías que afirman que el muchacho nació en Ibiza (Te lo cuento todito todo aquí).

Pero pese a todos los titánicos esfuerzos púnicos, a mediados del siglo palo-palo a.C. los romanos tomaron Cartago y tras ella fueron cayendo una a una todas las ciudades que formaban parte de su imperio, incluida Ibiza. Pero eso te lo contaré la semana que viene, que esta gente querrá acostarse.

Continuará…

 

———— Seguir a Pablo Burgués en Instagram o Twitter

———— Esta historia se publicó originalmente en mi blog Typic d’aquí

BREVE HISTORIA DE IBIZA (1ª PARTE)

(Por Pablo Burgués)

Fenicios, romanos, bizantinos, árabes, cristianos, Pocholo y David Guetta han dominado Ibiza a lo largo y ancho de su historia. Su privilegiada situación geográfica, a medio camino entre África y Europa, pronto la convirtió en objetivo estratégico de las principales civilizaciones de la antigüedad. Poco a poco la isla pasó a ser considerada una especie de Pau Gasol de las conquistas mediterráneas, un ala pívot perfecto desde el que repartir juego (y bien de bofetones) hacia las diferentes poblaciones situadas en las costas africanas y europeas.

El primer equipo en hacerse con los servicios de este “Rookie del año del Mediterráneo occidental” fueron los fenicios. Estos señores, originarios de la zona del Líbano (o de por ahí), han pasado a la historia por ser los inventores del comercio marítimo, del alfabeto y del concepto chaletacoquetemueresfrentealmar. Muestra de esto último son las ruinas situadas en los acantilados de la paradisiaca playa de Sa Caleta y que allá por el siglo VII a.C. fueron un exclusivo y eco-friendly poblado fenicio.

poblado_fenicio

Al parecer el lugar fue abandonado sobre el año 645 a.C, cuando sus habitantes hartos de vivir aislados y tener que pillar el caballo incluso para ir a por el pan decidieron mudarse unos kilómetros hacia el este, donde fundaron la díscola y animada ciudad de Ibosim (actual Ibiza).

Otra cosita buena que nos dejaron los fenicios fue la necrópolis de Puig des Molins, declarada junto con el yacimiento de Sa Caleta Patrimonio de la Humanidad en 1999. Si, ya sé que lo que estás pensando, que a estos de la Unesco últimamente se les está yendo un poco la pelota con esto de los premios y que como sigan a este ritmo pronto va a haber en el mundo más sitios Patrimonio de la Humanidad que de los otros. Sin embargo, doy fe de que en este caso el lugar se merece dicho galardón.

5d39dd884b0ba740d53d25803564e8e5-necropolis-del-puig-des-molinsSe trata de una impresionante montaña/queso de Gruyer completamente agujereada por más de 4.000 pequeñas y no tan pequeñas cuevas talladas a mano en la roca. En el interior de las mismas los fenicios y más tarde los cartagineses y los romanos estuvieron enterrando a sus muertos durante más de diez siglos (mil años para los que sois de letras). Así que si te mola el rollo sarcófagos, figuras de dioses, animales sagrados y demás apichusquis relacionados con la antigüedad y el más allá, no dudes en hacer una visita a Puig des Molins porque te lo vas a pasar pirata.

rrtt-ibiza-necropolis-puig-des-molins-img6El siguiente pueblo en hacer de Ibiza su centro de operaciones militares fueron los Cartagineses, uno chavales no tan culturetascomo los Fenicios pero eso sí, repartían estopa con tanto salero que daba gusto verlos invadir. Pero todo esto y mucho más te lo contaré la semana que viene aquí, en el blog posiblemente más divertido y seguramente menos veraz de las islas Pitiusas.

Continuará…

———— Seguir a Pablo Burgués en Instagram o Twitter

———— Esta historia se publicó originalmente en mi blog Typic d’aquí

IBICENCOS POR EL MUNDO: CUBA (2ª PARTE)

(Por Pablo Burgués)

Como ya te conté la semana pasada (puedes leerlo Aquí), el general Joaquín Vara de Rey es uno de los pocos militares en el mundo a los que se les ha construido una estatua por perder una batalla. La fatídica contienda tuvo lugar el 1 de julio de 1898 en la bella isla de Cuba y el monumento se levantó seis años más tarde en la no menos bella y no menos isla de Ibiza.

La razón detrás de este (a priori) contradictorio homenaje es que el general y sus hombres lucharon como auténticos tigres aquel día y es por eso que, independientemente del mal resultado del partido, el muchacho fuera nombrado héroe nacional. Bueno, creo que también ayudó el hecho de que por aquel entonces no había estrellas del rock, ni Master Chef, ni Hombres y Mujeres y Viceversa, por lo que los pueblos de España estaban ávidos de hijos predilectos que hicieran publicidad de su tierra natal.

Sea como fuere, lo cierto es que nada más conocerse la muerte de Vara de Rey, un montón de ciudades españolas empezaron a autoproclamarse cuna del chico de moda. La ardua polémica se zanjó cuando su certificado de nacimiento apareció en Ibiza e inmediatamente se le nombró Hijo Ilustre de la ciudad. En honor a la verdad hay que decir que, si bien es cierto que el chaval nació aquí, también lo es que a lo largo de su vida no tuvo ningún contacto más con las Pitiusas. Y es que al parecer sus progenitores estaban de paso por aquí cuando su madre se puso de parto y poco después toda la familia abandonó la isla y nunca más volvieron (ni tan siquiera para el closing de Space).

A pesar de este pequeño detalle sin importancia, los ibicencos decidieron tirar palante y pusieron en marcha un crowdfundingpara financiar la construcción de un monumento que inmortalizase al nuevo héroe local. Se recaudaron 60.321 pesetas con 85 céntimos, a lo que la corona española sumó nueve toneladas de bronce.

La obra fue inaugurada el 25 de abril de 1904 por el rey Alfonso XIII y representa el momento exacto en el que Vara de Rey es asesinado en el campo de batalla. En su parte central podemos ver al valiente general blandiendo una espada, al tiempo que por su espalda se acerca a lo perro un enemigo, con la poco sana intención de meterle un cuchillo hasta el hincón.

2018-05-02-PHOTO-00005328 copia

Por debajo de la escena hay un ángel que lo está viendo todo, pero el muy cabrón en vez de avisarle se limita a ofrecerle una rama de laurel, como diciendo: “bueno, ya que te van a matar por lo menos que te salgan ricas las lentejas hijo mío”.

2018-05-02-PHOTO-00005312 copiaQue digo yo, que viendo lo que se le venía encima al chaval podría ofrecerle algo más útil como un ibuprofeno o unas tiritas.

 

———— Seguir a Pablo Burgués en Instagram o Twitter

———— Esta historia se publicó originalmente en mi blog Typic d’aquí