EL BICHO MÁS GRANDE DEL MUNDO

(Por Pablo Burgués)

Si te has dado un paseo por las playas ibicencas habrás visto que muchas de ellas están llenas de unas extrañas albóndigas de pelo. En contra de lo que muchos niños de los 80 pensamos, NO se trata de abortos de Gremlins, sino de amasijos de fibras vegetales procedentes de la Posidonia Oceánica. Al igual que las piedras de una playa se van redondeando con el paso del tiempo, los restos de esta planta son arrastrados por el mar hasta la arena, donde la acción de las mareas les va dando su forma ovalada.

Y puestos, te diré que pese a vivir en el agua la posidonia no es un alga, sino de una planta acuática. ¿Qué significa esto?. Pues que la muchacha no puede vivir a más de 20-25 metros de profundidad, ya que más abajo los rayos de sol no son lo suficientemente fuertes como para alimentarla. Esta es una de las características que hacen que esta especie solo se encuentre en el Mediterráneo, donde las condiciones de profundidad y temperatura hacen que la criatura esté más a gusto que en brazos. Muestra de ello es el hallazgo en 2006 de una planta de posidonia de 8 kilómetros de largo y una antigüedad aproximada de 100.000 años. Esta bestia parda vive entre Ibiza y Formentera y está considerada como uno de los organismos vivos más grandes y longevos del mundo (seguido de cerca por la reina de Inglaterra).

Sin embargo, los últimos estudios realizados por gente con gafas dicen que las praderas de posidonia se están muriendo a gran velocidad y estiman que de no tomar medidas urgentes desaparecerán por completo en los próximos 10 años. (más info en https://www.saveposidoniaproject.org)

La causa principal de su rápida extinción son las miles de embarcaciones de recreo que durante los meses de verano acuden a nuestras costas y cuyas anclas (algunas de más de 200 kilos de peso) funcionan como auténticas excavadoras que destrozan y deforestan por completo el lecho marino.

Tal vez estés pensando: “Y a mí qué más me da que palme el hierbajo ese”. Pues te diré que esta planta es uno de los mayores pulmones de absorción de CO2 del mundo, el cual transforma más tarde en oxígeno (esa cosa que te entra por las narices y que según los expertos es entre “muy” y “muy mucho” necesaria para el ser humano).

Además, este hierbajo crea enormes laberintos de maleza bajo el mar donde pueden desovar tranquilos todo tipo de moluscos cefalópodos, osteíctios y crustáceos decápodos… O dicho en cristiano, se trata de enormes guarderías de donde saldrán las futuras raciones de pulpo a la gallega, calamares a la romana, lubina a la plancha, dorada a la sal o gambas al ajillo que tanto te gustan.

Por todo esto, en 1999 las praderas de posidonia de las pitiusas fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco dentro de la denominación “Ibiza, biodiversidad y cultura”.

Pero si aún con todo esto que te he contado, te sigue importando un bledo la posidonia y la madre que la parió y piensas seguir tirando el ancla de tu yate donde te dé la gana, te sugiero que te vayas urgentemente al médico y te lo hagas mirar, majo.

 

———— Seguir a Pablo Burgués en Instagram o Twitter

———— Esta historia se publicó originalmente en mi blog Typic d’aquí

Anuncios

El Podenco Ibicenco

(Por Pablo Burgués)

Si eres uno de esos pobres mortales que se mueven por Ibiza en coche, habrás visto que a la entrada del paseo marítimo de la ciudad hay una rotonda con una mano gigantesca y siete perretes encima. Pues bien, la obra es del escultor Andreu Moreno y es un homenaje al perro típico de la isla: el podenco ibicenco.

Esta raza es originaria del antiguo Egipto y parece ser que fueron los fenicios quienes la trajeron a la isla en el siglo VII a.C. Cuenta la leyenda que estos bichos son sagrados y se les relaciona directamente con el dios egipcio Anubis. Este señor, al cual se representaba con cuerpo humano y cabeza de podenco, estaba considerado como el señor de las necrópolis y su trabajo consistía en determinar si un difunto era apto para entrar en el reino de los cielos o no. Además, era él mismo quién se encargaba de transportar el alma de los afortunados hasta el más allá. Resumiendo, que Anubis era una especie de San Pedro con licencia de taxis.

Pero rasquemos un poco más en su vida, porque al igual que las grandes estrellas del rock and roll, los dioses también han tenido infancias difíciles a la par que rocambolescas.

Todo empieza con un tal Osiris (dios de la fertilidad) quien estaba felizmente casado con Isis (diosa de la maternidad). Una noche loca Osiris se cogió un tremendo morao y remató la jornada retozando con su cuñada Neftis (diosa de la oscuridad y las tinieblas). Ambos prometieron guardar el secreto bajo la máxima: “lo que pasa en Egipto se queda en Egipto”, pero el destino quiso que la muchacha se quedara embarazada… Para colmo de males, su marido Seth (dios de las sequias y del desierto) era impotente, así que la infidelidad no tardó en saltar a las portadas de todos los papiros del corazón de la época.

Bajo este agradable ambiente familiar de sinceridad y confianza vino al mundo nuestro querido Anubis, quién poco a poco fue creciendo hasta convertirse en una deidad hecha y derecha. Pero a pesar de su alto estatus, los líos familiares y las infidelidades nunca lo dejaron tranquilo.

Un día que estaba sembrando la tierra, Anubis se quedó sin semillas y para poder terminar la faena le dijo a su hermano Bataque se acercara hasta su casa y le pidiera un saco de grano a su esposa. Cuando el muchacho llegó a la casa, su cuñada, que no tenía tele ni Tablet ni ná y andaba la pobre bastante aburrida, intentó aprovecharse del joven. Este consiguió escapar ileso del lugar, pero ella que era bien retorcida la jodía le dijo a su marido que Bata la había intentado violar. Anubis salió en busca de su hermano dispuesto a matarlo pero este lo convenció de que todo era mentira y finalmente mató a su mujer.

Y la verdad que no sé qué demonios tiene todo esto que ver con el podenco ibicenco, pero en fin, que ahí lo dejo.

 

———— Seguir a Pablo Burgués en Instagram o Twitter

———— Esta historia se publicó originalmente en mi blog Typic d’aquí

Tagomago, una isla de escándalo

(Por Pablo Burgués)

Tagomago es una pequeña isla situada frente a la costa noreste de Ibiza, a tan sólo un kilómetro escaso de Santa Eulalia del Rio. Según una señora muy lista y algo repelente llamada Wikipedia, el lugar tiene 1.523 metros de largo por 113 metros de ancho y su nombre significa “roca de Magó” en referencia a un general cartaginés llamado Magón Barca (el mismo que da nombre a Mahon, la capital de Menorca).

Este islote es un lugar paradisiaco rodeado de aguas cristalinas y hermosas calas y en cuyo interior tan solo existen tres construcciones: Un pequeño faro construido en 1913, una controvertida vivienda de la que hablaremos más tarde y… agárrate nena: ¡el chiringuito playero donde se rodó el videoclip de La Lambada!.

Para los que tuvisteis la decencia de nacer después de los 80 y os librasteis de los múltiples atentados estético-sonoros perpetrados en aquella década, os diré que La Lambada ha sido el único estilo musical de la historia que tan solo cuenta con una canción (Dios aprieta pero no ahoga). Eso sí, el tema fue un auténtico bombazo, en gran medida gracias al picarón video promocional en el que aparecían un montón de frescas y frescos rozando cebolleta a lo loco. En su día aquello fue un escándalo de miedo, aunque viéndolo ahora desde la distancia y tras el nacimiento de nuevos y elegantes contorneos como elperreo o el twerking, La Lambada parece el baile de graduación de la Orden de las Carmelitas Descalzas.

Pero este no ha sido el único escándalo salido de la idílica Tagomago. El otro foco de conflictos tiene que ver con la única casa que hay en la isla, una chozita de HiperMegaLujoQuéFuerteTía que se alquila por el módico precio de 160.000€ a la semana(algo que según todos los expertos inmobiliarios consultados vienen a ser unos 23.000€ al día).

¿Qué quién es el tarao que paga esta barbaridad de dinero? Pues gente humilde y trabajadora como Carolina de Mónaco,Justin Bieber, Cristiano Ronaldo o Gareth Bale, quién pidió matrimonio a su novia en la isla en una modesta ceremonia valoradaen 470.000 euros (desayuno y WIFI ilimitado incluidos eso si). Esta fiesta y otras similares celebradas en Tagomago han abierto una guerra entre los ecologistas, la administración pública y ATU General Trust (empresa con sede en las islas Vírgenes Británicas que gestiona la explotación de la vivienda).

Y es que al parecer la isla está catalogada como Área Natural de Especial Interés y está protegida por el Parlamento Balear. Además es Lugar de Interés Comunitario (LIC) por la red ecológica europea de conservación de la biodiversidad Natura 2000y Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) para la conservación de la avifauna amenazada de extinción. Lo que traducido al castellano viene a significar que el lugar está lleno de bichejos protegidos y que está muy feo despertarles a altas horas de la madrugada poniendo música o incluso el Despacito a todo trapo.

Lambadas y fiestas a un lado, lo cierto es que la isla es una auténtica pasada de bonita y en contra de lo que algunos han tratado de hacernos creer, NO ES PRIVADA sino pública. Así que si entre la ortodoncia de la niña y la derrama del portal este año andas demasiado tieso como para alquilar el casoplón de Tagomago, siempre puedes acercarte a visitar el faro y darte un chapuzón en alguna de sus maravillosas calas por cerocientosmil cerocientos cero euros con cero céntimos persona/día. Un chollo de escándalo vamos.

———— Seguir a Pablo Burgués en Instagram o Twitter

———— Esta historia se publicó originalmente en mi blog Typic d’aquí

BREVE HISTORIA DE IBIZA (7ª Y ÚLTIMA PARTE)

(Por Pablo Burgués)

Año 1235, Jaime I de Aragón encarga a un par de coleguitas catalanes encabezados por Guillem de Montgrí (arzobispo de Tarragona y olé) arrebatar Ibiza a los árabes. Tras cinco meses de duro asedio la ciudad cayó en manos cristianas el 5 de agosto y lo hizo de un modo tan rocambolesco, surrealista y cañí que el suceso se convirtió inmediatamente en objeto de obligado estudio en todas las universidades serias de periodismo rosa. Y si no me crees puedes comprobarlo pinchandoaquí.

Pues bien, dicen por ahí que los cristianos, gente ilustrada, cero rencorosa y que ama al prójimo como a sí mismos (o incluso más) decidieron limar asperezas con sus prisioneros y se les llevaron de excursión por la isla. La idea era llevarse a todos a ver la puesta de sol a San Antonio y allí disfrutar de un merecido piscolabis en la maravillosa terraza Aperture del Hotel Marina playa.

Sin embargo, en algún punto del camino se perdieron y sin quererlo terminaron en lo alto de un enorme acantilado sobre el mar. Ya que estaban allí y para que los árabes tuvieran una anécdota guay que contar a sus amigotes cuando volvieran a sus casas, los soldados cristianos les invitaron educadamente a saltar al vacío. No me digas porqué, pero aquella actividad no sedujo demasiado a los musulmanes, quienes comenzaron a gritar al unísono: ¡No,no,no,no!. Y según la leyenda, esta es la razón por la cual aquella montañaca se conoce a día de hoy como Cap Nonó.

Vale, también hay otra teoría que dice que el nombre no viene de ahí, sino que es un homenaje a uno de los participantes en la conquista de Ibiza llamado Nunó Sanç… Pero hay que ser muy triste para preferir esta anodina versión a la de los moros inventando el Balconing.

La siguiente maniobra cristiana orquestada por el Arzobispo de Tarragona, declarado amante del arte y la memoria histórica, fue convertir la mezquita mayor de Ibiza en un bonito solar sobre el cual se empezó a construir la Catedral de la ciudad.

A lo largo de los siglos siguientes se levantaron las iglesias de Sant JordiSanta EulàriaSant Miquel y Sant Antoni, templos fortificados que servían como refugio a los ibicencos durante los continuos saqueos sufridos a manos de piratas berberiscos.Los ataques eran tan frecuentes y sangrientos que Formentera llegó a quedar completamente deshabitada. Para poner fin a estos ataques sorpresa, la corona española construyó las torres de vigilancia que hoy pueden verse a lo largo de la costa ibicenca.

No puedo terminar este artículo sin recordar a todos los amante de la lujuria y el desenfreno, que cada agosto, dentro de las actividades de las Festes de la Terra, las autoridades ibicencas conmemora la expulsión de los árabes con una misa y una ofrenda floral a la estatua de Guillem de Montgrí (situada en la Plaça d’Espanya de Dalt Vila)Muy loco y salvaje todo esto.

FIN DE LA HISTORIA

———— Seguir a Pablo Burgués en Instagram o Twitter

———— Esta historia se publicó originalmente en mi blog Typic d’aquí

BREVE HISTORIA DE IBIZA (6ª PARTE)

(Por Pablo Burgués)

En el año 0 antes (y después) de Cristo vino al mundo un muchacho la mar de majete llamado Jesucristo. El tipo tenía un pico de oro, lo que unido a una trágica muerte prematura y un tremendo golpe de efecto mediático en forma de resurrección lo convirtieron de la noche a la mañana en el influercer más molón de su tiempo. Por todo esto y por alguna otra cosilla más sin importancia, la gente se volcó muy pero que muy duro con el autoproclamado hijo de Dios y fue así como nació el cristianismo.

Los siglos fueron pasando y nada ni nadie parecía poder desbancar a Jesucristo Super Star del top 1 de las listas religiosas. Hasta que en el año 622 apareció un señor llamado Mahoma con un tremendo melocotonazo titulado Islam, cuyo pegadizo estribillo “Allah es grande” se convirtió rápidamente en un super éxito rompe pistas. El hit corrió como la pólvora y en muy poco tiempo ya era el tema más bailado en todo el norte de África y la península ibérica.

Un poco más tarde, en el año 902, el club de fans de Mahoma, conocido vulgarmente como “los árabes”, conquistaron Ibiza y larebautizaron con el nombre de Yebisah. Los muchachos eran de tomarse las cosas con calma y entre ponte bien y estate quieto se quedaron por aquí más de 300 años, de ahí que a día de hoy la influencia árabe esté aún muy presente en la isla.

Ellos fueron los padres de la arquitectura típica payesa y también trajeron a las islas algunos avances agrícolas punteros como el uso de acequias, albercas y la construcción de canales como el de Es Broll de Buscastell, el cual sigue activo hoy en día.

Además construyeron la primera gran muralla de la ciudad, un triple recinto amurallado construido a prueba de pólvora, piedras, palos y fuego, pero mira tú por donde que se les pasó hacerla también a prueba de cuernos…

Y es que en agosto de 1235, Jaime I de Aragón, hartito perdido de tanto islam y tanto niño muerto, encomendó a unos coleguitas la difícil tarea de conquistar Ibiza. Pero tras cinco meses de incansable asedio y ante la imposibilidad de cruzar aquellas murallacas, los soldados cristianos decidieron que era hora de pillar un ferry e irse de vuelta a la península. Justo en ese momento quiso Dios, o Allah, o vete tú a saber quién, que el gobernador de la ciudad se pusiera picarón y le levantara la novia a su hermano. Éste, en pleno ataque de cuernos se pasó al bando enemigo y mostró a los cristianos un pasadizo secreto bajo el subsuelo de la ciudad mediante el cual pudieron acceder fácilmente al corazón de la fortaleza. Y de esta manera tan folclórica y tan poco épica, fue como Ibiza pasó a formar parte de la corona de Aragón.

Continuará…

———— Seguir a Pablo Burgués en Instagram o Twitter

———— Esta historia se publicó originalmente en mi blog Typic d’aquí

BREVE HISTORIA DE IBIZA (5ª PARTE)

(Por Pablo Burgués)

Como te iba contando la semana pasada (puedes leerlo aquí), en el año 534 d.C. el Imperio Bizantino (el primo de zumosol del Imperio Romano) desembarcó en la ciudad de Cartago y dio matarile del bueno al pueblo vándalo. Se ponía así fin a 80 años de díscola hegemonía vandálica en el Mediterráneo occidental y las Islas Baleares se convertían de nuevo en alegres y vivarachas provincias romanas.

La noticia fue recibida con gran algarabía por parte de los ibicencos, quienes pensaron que los nuevos jefes les echarían un cable a la hora de promocionar las maravillosas playas y los económicos hoteles de la isla y que esto se traduciría en la llegada de hordas de manirrotos turistas dispuestos a gastarse cantidades indecentes de sestercios. Pero la realidad fue bien distinta…

Hay que tener en cuenta que por aquel entonces no había en Ibiza ningún beach club decente, ni tan siquiera una triste discoteca en la que los animados romanos pudieran mover la toga. Esto, unido a que el imperio tenía guerras abiertas por medio mundo, hizo que no se dejara caer por aquí ni el tatus quo.

Una clara muestra del olvido al que Roma sometió a Ibiza durante este periodo es el hecho de que en toda la isla no hay prácticamente ningún vestigio de la época bizantina, a excepción de una pequeña capilla construida bajo tierra en Santa Agnès y que, casualidades de la vida, está dedicada a Santa Inés.

Esta es su cuando menos poco empírica leyenda: Inés de Roma era una bellísima joven proveniente de una noble y ricachona familia. La muchacha estaba en edad casadera y tenía a un montón de mochuelos tirándole el tejado día y noche. Sin embargo, ella, que era muy así, rechazó sistemáticamente a todos ellos alegando que su corazón pertenecía únicamente a Cristo (no Ángel Cristo, sino Jesucristo). Parece ser que uno de los pretendientes, que tenía muy mal perder, denunció a la muchacha a las autoridades romanas ya que por entonces ser cristiano estaba condenado con la muerte.

El juez que llevó el caso resultó ser un cachondo mental y en vez de ordenar la muerte de la muchacha la condenó a vivir el resto de sus días en un prostíbulo. Pero a pesar de estar años y años allí expuesta como Dios la trajo al mundo, la muchacha nunca perdió la virginidad. ¿Qué cómo es eso posible? Pues muy fácil. Milagrosamente sus cabellos empezaron a crecer y crecer hasta tal punto que con ellos pudo ocultar por completo todo su cuerpo. Tan sólo hubo un hombre lo suficientemente picarón como para encontrar atractivo aquel burka de pelo, pero nada más tocar a la inmaculada Inés este quedó ciego.

Viendo que la sentencia no había surgido el efecto esperado, el juez decidió dictar otra aún más “reinsertiva” y la condenó a muerte mortal. Antes de ser degollada el verdugo intentó que Inés abjurase y salvase de ese modo su vida, pero ella toda digna respondió:

“Injuria sería para mi esposo (Cristo) que yo pretendiera agradar a otro. Me entregaré solo a aquél que primero me eligió. ¿Qué esperas, verdugo? Perezca este cuerpo que puede ser amado por ojos que detesto”.

Por todo esto y mucho más, Santa Inés está en el top 10 de las grandes mártires de la Iglesia. Y colorín colorado, esta Bizantina historia se ha terminado.

Continuará…

———— Seguir a Pablo Burgués en Instagram o Twitter

———— Esta historia se publicó originalmente en mi blog Typic d’aquí

BREVE HISTORIA DE IBIZA (4ª PARTE)

(Por Pablo Burgués)

Allá por el año 406 después de Chuchi, aprovechando que el Imperio romano de Occidente estaba de chancla caída, el pueblo vándalo decidió salir de su zona de confort en el norte de Europa y darse un garbeo para ver qué se cocía por ahí.

Parece ser que la retórica y la oratoria no eran los fuertes de estos chavales, por lo que pronto se vieron obligados a desarrollar sus propias técnicas de expresión. Nacía así en la vieja Europa un nuevo y rompedor –ismo: el vandalismo. Este a priori poco sofisticado sistema de comunicación basado en la violencia y la destrucción, pronto hizo despuntar en el campo de relaciones internacionales a sus creadores, quienes con gracia y salero pusieron patas arriba Alemania, Francia, España y buena parte del norte de África.

Las matanzas vandálicas fueron tan desmadradas que incluso se les atribuye a ellas la aparición de pestes y enfermedades infecciosas asociadas a los miles de cadáveres insepultos que dejaban a su paso. Vamos, lo que se conoce como gente perfeccionista, meticulosa y fina en su trabajo.

En el año 440, tras 34 primaveras de bofetones non-stop, aquellos fieros hombretones venidos del norte decidieron que era hora de hacer un pequeño parón en su exitosa carrera hacia la conquista del Mediterráneo, así que se instalaron en un lujoso a la par que económico hotel con vistas al mar llamado Cartago (actual Túnez). Pero lo que iban a ser dos o tres días de vacaciones pronto se convirtieron en semanas, las semanas en meses y los meses en años. La prensa rosa de la época empezó a decir que los Vándalos Street Boys estaban acabados, que no habían sido más que la típica banda One Hit Wonder y que nunca volverían a tener un gran éxito en su carrera artístico/invasora. Pero nada más lejos de la realidad amigas…

Una fría mañana del año 455, el hasta entonces adormecido pueblo vándalo liderado por un tal Genserico, decidió que era hora de salir de nuevo de turné y mostrarle al mundo que ellos seguían siendo los auténticos reyes del pop. Así que se subieron a sus barcos y sin apenas despeinarse saquearon Roma. Este hecho supuso la caída definitiva del Imperio romano de Occidente y puso fin a seis siglos (con sus noches) de gobierno romano en las Baleares.

Sin embargo, el cambio no duró demasiado ya que en el año 534 el Imperio Bizantino (el Barça B del Imperio Romano) hartito perdido de tanta tontería y tanto niño muerto invadió Cartago, poniendo punto y final de una vez por todas a las travesuras vándalas. Ibiza volvió entonces a convertirse en provincia romana hasta en el siglo X, cuando uno chulazo de piel canela, turbante y perilla llamado Abderraman III anexionó las islas Baleares al Califato de Córdoba y olé. Pero esa historia tiene mucha miga, así que si no te importa te la cuento la próxima semana.

Continuará…

———— Seguir a Pablo Burgués en Instagram o Twitter

———— Esta historia se publicó originalmente en mi blog Typic d’aquí