EL (MUY) VIEJO Y EL MAR (2ª PARTE)

 

(Por Pablo Burgués)

La semana pasada os conté cómo conocí, en los embarcaderos de Sa Caleta, a ese anciano marinero ANTES conocido como Sodio (Puedes leer la historia completa pinchando aquí). Así que esta semana continuaré desgranándote el interminable monólogo salino al que me sometió ese anciano marinero AHORA conocido como Forrest Sal.

IMG_1234Tras dos horas y trece minutos sin parar de hablar del apasionante y salvaje mundo del cloruro sódico, F.S. me hizo una esperanzadora pregunta: “¿hijo, te gusta la historia?”. Con lágrimas en los ojos le dije que yo era un completo enamorado de todos y cada uno de los acontecimientos históricos, no porque aquello fuera verdad, si no porque sola la posibilidad de un cambio de temática era para mí un oasis en aquel desierto (de sal). Pero su respuesta truncó todas mis esperanzas: “Perfecto,te contaré entonces la historia de las salinas de Ibiza”.

Aquella retorcida maniobra me recordó a mi infancia, cuando tras haber perpetrado una buena trastada me encerraba en el baño de mi casa y mi madre me decía con voz angelical: “Abre Pablo, que no te voy a pegar”. Sin embargo, en cuanto mi inocente mano aflojaba el pestillo, la zapatilla de mi madre se deslizaba como serpiente de cascabel por el hueco de la puerta y zas, en toda la boca.

Como medida desesperada y para evitar la pantagruélica chapa que se me venía encima, decidí llevar a cabo una maniobra de escapismo digna del mismísimo Houdini. Muy lentamente, con movimientos de ninja, fui recorriendo sigilosamente los escasos 5 metros que me separaban del mar. Para no despertar sospechas sobre mis planes de huida, desplegué la fina técnica del perro de la parte de atrás del coche, que consiste en mirar a la cara al interlocutor y mover la cabeza arriba y abajo al tiempo que se dicen breves pero certeras frases de aprobación tipo: “sí, claro”, “qué curioso” o “ya me imagino”.

Llegué al borde de los embarcaderos mientras mi amigo seguía a lo suyo: “…entonces los franceses inventaron el frigorífico y todo se fue a la mierda, ya que la gente dejó de usar la sal para conservar los alimentos y nos echaron a todos a la calle”. Justo en ese momento F.S. parpadeó y aprovechando esa milésima de segundo me lancé al agua como un tigre de Bengala.

IMG_1231Estuve unos 20 minutos nadando en las cristalinas aguas del mediterráneo y al salir descubrí con alegría que el viejo marinero se había quedado dormido bajo el sol. Aproveché la ocasión para vestirme y marcharme, pero el sonido de la cremallera de mi mochila despertó a la bestia, quién abrió un ojo, me miró con cara de malas pulgas y me dijo: ”me cago en los franceses”.Acto seguido cerró el ojo y empezó a roncar.

——————————————

————  Seguir a Pablo Burgués en Instagram o Twitter

————  Leer más historias de mi blog Typic d’aquí

Anuncios

EL (MUY) VIEJO Y EL MAR

(Por Pablo Burgués)

El otro día fui a darme un bañito reparador en las cristalinas aguas de los embarcaderos de Sa Caleta. El lugar es una idílica y tranquila mini bahía circular rodeada de viejas casetas de pescadores. En la puerta de una de ellas estaba sentado un viejérrimo y arrugadérrimo marinero al que más tarde bauticé con el sobre nombre de Sodio. No sabría decir su edad con exactitud, pero así a ojo calculo que andaría entre los 87 y los 5.200 años (mes arriba, mes abajo). Pues bien, se ve que el muchacho no estaba lo que se dice demasiado ocupado aquella mañana y nada más verme se levantó de su silla, se acercó sigilosamente hasta donde yo estaba, disimulando se sentó a mi lado y cuando me di cuenta me estaba contando toda su extensa vida.

Sa-Caleta-Sant-Josep-de-la-TaliaLa verdad que al principio la situación era un poco extraña, porque aquel señor al que no conocía de absolutamente nada se puso a narrarme de buenas a primeras y con pelos y señales, un montón de intimidades acerca de su díscola y erótico-festiva juventud. La verdad que el tipo era muy divertido y sus historias hilarantes, pero sintiéndolo mucho no puedo reproducir aquí ninguna de ellas porque estamos en horario infantil y todas ellas eran muy pero que muy hardcore/bizarras.

Llevábamos una media hora larga de animada y picantona charleta, cuando de repente y sin saber por qué, Sodio se quedó en silencio con la mirada perdida en un punto indeterminado del cielo. Le pregunté si se encontraba bien y él, sin ni tan siquiera mirarme me dijo: “hijo, ¿quieres que te hable de la sal?”. Ok, le respondí, pensando que esa tal sal sería el nombre en clave de otro de sus ligues juveniles. Pero nada de eso, el tipo se refería a la sal de verdad, a la cosa esa blanca e insignificante que sirve para cocinar y de la que nadie en su sano juicio podría decir más de dos frases seguidas. Pues bien, parece ser que mi nuevo amigo trabajó media vida en las salinas de Ibiza y no hay nada en el mundo que le ponga más palote que hablar sobre la vida y milagros del cloruro sódico.

ses-salinesAsí que durante las dos horas y trece minutos siguientes el tipo me contó absolutamente todo (y cuando digo todo es todo) lo que el ser humano ha dicho, hecho, escrito o pensado sobre la sal: “¿Sabías que la sal es la única roca que se puede comer?”. “¿Sabías que en el antiguo Egipto se referían a ella como “oro blanco?”. “¿Sabes lo que significa en latín la palabra salarium?”¿Máquina de sal para ponerse moreno?, le respondí para ver si le hacía gracia y así se relajaba un poco. Pero nada, él siguió a lo suyo. “Significa pago con sal y es el origen del término salario”.

La escena me recordó a la película de Forrest Gump, cuando Tom Hanks conoce en el ejército a Benjamin Buford “Bubba” Blue, un tipo negro que se pasa media peli hablando de gambas. Pues bien, Sodio es el Bubba de la sal. De hecho creo que voy a cambiarle el mote y a partir de ahora voy a llamarle Forrest Sal.

Continuará…

——————————————

————  Seguir a Pablo Burgués en Instagram o Twitter

————  Leer más historias de mi blog Typic d’aquí

LA LEYENDA DE LOS ALMENDROS EN FLOR (2ª PARTE)

LA LEYENDA DE LOS ALMENDROS EN FLOR

(Por Pablo Burgués)

Dios, que es ese señor con barba y un cartabón volando sobre la cabeza, recibió la titánica misión de levantar el universo en tan solo seis días. Pues mira tú si era apañao el tío, que no sólo entregó las llaves del chiringuito en la fecha acordada, sino que además le sobró tiempo para instalar un montón de elementos extra fuera de plano por aquí y por allá. Dos de estos extras son los encargados de anunciarnos cada año que la primavera ya está aquí: El Corte Inglés y la flor del almendro. Del primero no tengo mucho que decir ya que en Ibiza no tenemos de eso. Sin embargo, almendros tenemos a patadas y existe una contrastadérrima leyenda que nos cuenta por qué.

shutterstock_138025916-690x460

Hace mucho, pero mucho tiempo, vivía por esta isla un rey moro con riquezas sin fin. A pesar de su opulenta vida, el tipo estaba un poco pluf porque todavía no había encontrado una buena moza con la que hacer sofá, serie y mantita en los fríos domingos de invierno. Harto de esta situación ordenó a uno de sus soldados (al que llamaremos Tinder) que viajara por el mundo palante y que no regresase a palacio hasta encontrar a una hermosa mujer dispuesta casarse con su majestad.

Tras largos meses de vete y ven, carromato parriba y carromato pabajo, el aguerrido soldado regresó a la isla acompañado de una hermosísima princesa procedente del norte de India. La verdad que el primer contacto entre los prometidos fue un poco frío y distante, ya que ella se cabreó bastante al comprobar que el rey era 15 años más viejo que en la foto que le había enseñado Tinder. Pero bueno, el roce hace el cariño y poco a poco el mosqueo inicial fue dando paso al amor desmedido. Y un par de semanas más tarde los dos tortolitos ya iban por la novena temporada de The Big Bang Theory.

Pese a todo el amor que se profesaban, había un detalle que aún ponía muy triste y melancólica a la princesa y era el hecho de que ya nunca más volvería a ver la hermosa nieve que cubría las montañas del norte de la India.

El rey, muy preocupado por este hecho y sabedor de que con todo el rollo del calentamiento global cada vez iba a estar más chungo que nevara en Ibiza, mandó llamar a los sabios de la corte con la esperanza de que estos señores con gafas encontraran una solución. Tras mucho pensar y pensar la encontraron y el rey prometió a la princesa que antes de la próxima primavera sus lindos ojos podrían ver la nieve a través de su ventana. Como era de esperar, la muchacha pensó que su majestad había estado de nuevo dándole al licor de hierbas y no le hizo demasiado caso.

Sin embargo, una soleada mañana de febrero el rey fue a despertar a la princesa a su alcoba y le dijo: “Amada mía, abrid la ventana y como os prometí, desde ella podréis ver de nuevo la nieve”. La princesa se asomó y asombrada descubrió que el valle estaba completamente cubierto por el manto blanco de la flor de cientos y cientos de almendros que el rey había ordenado plantar para ella.

SDIM1428_santa_Agnes_ibiza

Aquella maravillosa imagen hizo que la futura reina se sintiera por fin como en casa y ya nunca jamás de los jamases volvió a sentir morriña.

——————————————————

————  Seguir a Pablo Burgués en Instagram o Twitter

————  Leer más historias de mi blog Typic d’aquí

EL ESCUDO ANTI-PIRATAS IBICENCO

(Por Pablo Burgués)

Corría el amable siglo XVIII cuando el no menos amable rey Carlos III ordenó construir una serie de torres de vigilancia a lo largo y ancho de Ibiza y Formentera. Al parecer, por aquel entonces las cristalinas aguas del Mediterráneo estaba hasta la bandera de piratas y el monarca estaba ya hartito perdido de que esos impresentables delincuentes arrasaran sus paradisiacas islas cada seis (o cada dos por tres vaya).

torre-de-ses-portes

Aunque para ser totalmente honestos con la historia, hay que decir que aquellos hombretones de parche en el ojo y pata de palo no eran tan mala gente como algunos dicen… Lo que pasa es que tenían muy mala prensa porque todos les tenían manía. Vale, es cierto que los chavales tenían sus cosas malas, como todo el mundo y no os voy a negar que saquear aldeas, quemar ciudades y rebanar algún que otro cuello está bastante feo. Pero bueno, también hay que entender que los zagales estaban en edad de crecimiento y que de aquellas no existía un Carrefour, ni un Lidl, ni tan siquiera un Can Jordi donde poder hacer honradamente una pequeña y económica compra semanal. Así que los pobres piratas, muy a su pesar, se veían obligados a delinquir para poder comer (y lo que no es comer).

barco-ibiza-goleta-willemSin embargo, aquellos días de libertinaje piratil estaban llamados a su fin con la llegada al trono español de Carlos III, el Chuck Norris del mediterráneo. Su idea fue levantar un sistema de defensa compuesto por 14 torres repartidas por los puntos más estratégicos de Ibiza y Formentera. Prácticamente ninguna de ellas fue equipada con cañones ni artillería de ningún tipo, ya que su función principal no era de ataque sino de vigilancia. El sofisticado protocolo de actuación consistía en que cuando uno de los vigías divisaba un barco enemigo acercándose a la costa, este encendía una gran hoguera en la parte alta del edificio. El humo alertaba del peligro a los habitantes de los pueblos cercanos y estos corrían despavoridos a esconderse al bosque o a refugiarse en alguna iglesia fortificada, junto con sus seres queridos y con algún familiar también.

Estudios recientes indican que todas las construcciones debieron de ser levantadas por el mismo subcontratista, ya que todas ellas presentan idénticas características: muros muy gruesos de piedra, planta circular, forma troncocónica, dos plantas y una altura total de unos diez metros de altura.

 W_M_01

Sin embargo hay un aspecto que tiene dividida a la comunidad científica y es el hecho de que algunas de las construcciones como la de Ses Savinar frente a Es Vedrá (foto), tienen la puerta de entrada a más de tres metros del suelo!!! Aquí se barajan dos hipótesis: 1- Que el acceso a la torre se hacía mediante cuerdas y/o escaleras y que estas se retiraban una vez dentro de edificio con el objetivo de dificultar la entrada a posibles atacantes. 2- Que el arquitecto dijo nosequé, pero el aparejador entendió nosecual y que el oficial de primera pensó que querían decir estoylootro y finalmente el peón de obra hizo lo que le salió de la hormigonera. Total que la culpa no es de nadie y que o pagas de nuevo para tirarlo todo y volver a empezar o ya te estás yendo al Decathlon a comprarte unos pies de gato para entrar en casa.

 

————  Seguir a Pablo Burgués en Instagram o Twitter

————  Leer más historias de mi blog Typic d’aquí

LA FIESTA MÁS DESCEREBRADA DE IBIZA (3ª PARTE)

(Por Pablo Burgués)

El 5 de septiembre de 1987 tuvo lugar en Ibiza la fiesta que, a día de hoy, se sigue considerando como la más desmadrada que jamás haya tenido lugar en la isla (exceptuando la primera comunión de Pocholo). El organizador del sarao fue ni más ni menos que Freddie Mercury quien, sabedor de que 41 primaveras no se cumplen todos los días, decidió darle un pequeño y merecido homenaje a su bigote. Nada, una cosilla íntima y comedida en la que tan solo hubo 500 invitados… Pero no amigas, no os dejéis deslumbrar por semejante cifra, porque la verdad es que la mayoría de los asistentes eran gentes bien aburridas y poco dadas a la algarabía nocturna, como Tony Curtis, Naomi Campbell, Elton John o Julio Iglesias.

Otro invitado ilustre fue Jean-Claude Van Damme, el cual no le caía especialmente bien al cumpleañero, pero como este era un poco ratuno pensó: “bueno, si invito al gabacho pegón al menos me ahorro una buena lana en seguridad”. Pero lo barato sale caro ya que Freddie no tuvo en cuenta que con la cantidad de alpiste que semejante pájaro se comió esa noche le habría salido más rentable traerse de seguridad al Mosad al completo (y aún le habrían sobrado unas libras para contratar a dos o tres miembros del Equipo A).

maxresdefaultPrácticamente todos los datos sucios (y por lo tanto interesantes) sobre lo que sucedió dentro de aquella fiesta han permanecido en secreto hasta el día hoy, y solo se filtraron a la prensa los detalles más naif de la velada. Por ejemplo, que se descorcharon 350 botellas de Moët Chandon del güeno y que la tarta de cumpleaños fue una réplica de la Sagrada Familia de dos metros de largo por dos de ancho.

Pero a pesar de su descomunal tamaño, el postre no fue suficiente para cubrir las necesidades de glucosa de los asistentes por dos simples razones: que la cantanta Montserrat Caballé fue la primera en servirse y que con el desfase que iba en el lugar, alguien tiró la tarta al suelo antes de empezar a servirla. Para solucionar el pastel (nunca mejor dicho) se encargaron otros tantos metros de merengue, esta vez decorados con la partitura de “Barcelona”, canción que Freddie había grabado meses antes junto a la golosa soprano.

freddie-with-montserrat-caballe-in-1988 copiaOtra curiosidad que trascendió es que el lugar donde tuvo lugar el sarao se decoró con tantos globos dorados que los trabajadores necesitaron 3 días para hincharlos todos. Bueno, la verdad que este dato por sí solo no es demasiado esclarecedor, ya que para saber con exactitud la cantidad de globos de la que estamos hablando deberíamos conocer también la procedencia de los operarios… Me explico: si por ejemplo los currelas fueron japoneses, en tres días les hubiese dado tiempo de inflar miles de globos. Sin embargo si el personal era español el monto total no hubiera superado las 15 docenas… Y ojo que para nada estoy sugiriendo que los españoles seamos unos vagos, sino que de todos es sabido que la capacidad pulmonar del Homo Hispanicus es de las más pequeñas del mundo.

Como broche de oro de la fiesta hubo un pantagruélico espectáculo de pirotecnia, de tal magnitud que una persona aseguró haberlo visto perfectamente desde la península. Ya, ya sé que Ibiza está a tan solo 115 km de Denia, pero cabe destacar que la persona que afirmó haber visto los fuegos artificiales desde allí fue Stevie Wonder.

stevie

————  Seguir a Pablo Burgués en Instagram o Twitter

————  Leer más historias de mi blog Typic d’aquí

LA FIESTA MÁS DESCEREBRADA DE IBIZA (2ª PARTE)

(Por Pablo Burgués)

… Y esta es la increíble historia de cómo un diminuto e inofensivo gusanito de seda de origen indio llamado Farrokh Bulsara se transformó en una salvaje y folclórica lepidóptera de bigote llamada Freddie Mercury. ¿Ahhhh, que no sabes de qué demonios te estoy hablando?. Pues lo sabrías si te hubieras leído el post de la semana pasada, así que menos poner caritas y ya estás pinchando aquí para leerlo. Y una vez dicho esto continuemos para bingo.

Con la llegada de los años ochenta, Ibiza pasó de ser considerada el paraíso terrenal del hippismo come flores, a convertirse en la meca del desparrame y el vicio, dos palabros estos que rápidamente (y contra todo pronóstico) se convirtieron en canto de sirena para los oídos de los faranduleros y falanduleras más crápulas de la época. Uno de los impulsores de este cambio de paradigma fue el dúo británico Wham!, quien en 1983 rodó en la isla el videoclip de su single Club TropicanaEn el video (que puedes ver aquí) se ve a un por entonces jovencérrimo Andrew Ridgeley y a un por entonces heterosexual George Michael haciendo de todo menos trabajar. La canción se convirtió rápidamente en un pepinazo de ventas e hizo que de la noche al día todos los modernos y modernas del mundo quisieran venirse a Ibiza a desfogar.

Captura de pantalla 2018-02-26 a las 22.13.08

Grace Jones, Kylie Minoge, Toni Curtis, Bon Jovi, Anthony Quinn, Boy George, Robert Plant, Naomi Campbell y un sin fin de celebrities se convirtieron en parte del mobiliario urbano de la isla. Muchos de ellos tenían la poco sana costumbre de terminar sus noches locas en la piscina de un pequeño hotel regentado por Anthony Pike, un ex militar australiano con más vicio que una garrota.

Al parecer el tipo (al que puedes ver agitando la coctelera en el video de Wham!) montaba unas fiestas tan desmadradas que llegó un momento en el que las autoridades españolas decidieron que o cerraban el garito al muchacho o le hacían Director General de la Guardia Civil. Tras arduas negociaciones, se tomó la sabia decisión de conservar en el puesto a Luis Roldán y por lo tanto se dio la orden cerrar el hotel.

luisroldan

¡Pero alto ahí, amigos! Nadie contaban con que el propietario tenía un as en la manga en forma de huésped residente… Un par de días antes de proceder al cierre del local, el sargento de la Guardia Civil de Ibiza recibió la inesperada y siempre agradable llamada telefónica un tal Julio Iglesias, quién amablemente lo invitó a cenar esa misma noche con él. No sabemos exactamente lo que pasó en la cena, pero hay dos cosas seguras: que Julio folló esa noche y que Anthony Pike nunca más volvió a tener problema alguno con la ley.

1499348316_032426_1499348987_noticia_normal

Y fue gracias a aquella jugada maestra, que el 5 de septiembre de 1987, Feddie Mercury pudo celebrar en el hotel su 41 cumpleaños con una fiestarraca en la que hubo de todo menos BetadinePero eso te lo contaré la semana que viene.

————  Seguir a Pablo Burgués en Instagram o Twitter

————  Leer más historias de mi blog Typic d’aquí