¿Por qué el mar es azul, oiga?

(Por Pablo Burgués)

Una de las cosas que deja ojipláticos a todos los seres humanos que visitan Ibiza es el impresionante color azul turquesa del mar. Pero, ¿te has preguntado alguna vez por qué diablos estas aguas tienen esos tonos tan chupi piruleta?.

Si tu respuesta ha sido afirmativa sigue leyendo este artículo, ya que en él encontrarás la respuesta a toditas todas tus dudas. Si por el contrario tu respuesta ha sido “yo no pierdo el tiempo haciéndome esas estúpidas preguntas”,entonces deja de leer esto, baja al kiosco, compra el Marca y/o el As y sigue exprimiendo tu vida a tope. Y sin más dilación, continuemos con los que nos ocupa.

Hay una creencia muy extendida que afirma que el océano es como un gigantesco espejo y que es azulado porque refleja el color del cielo. Error, error, ya que si esta teoría fuera cierta los días nublados el mar sería blanco como las nubes y esto amigas, no es asín.

La verdad verdadera es que el agua (ya sea del mar, del río o del mismísimo wáter) no es azul, sino transparente y el color que ven nuestros ojos no es más que un efecto óptico causado por el modo en que la luz incide sobre ella. ¿Cómo te quedas? ¿Tó loco verdad? Bueno, que no panda el cúnico, porque voy a tratar de explicar la movida de un modo más sencillito a ver si así la pillas (y de paso a ver si la pillo yo también, porque es un movidón de cuidado). Vamos al lío.

Al parecer la luz está compuesta por tres colores primarios, verde, azul y rojo y cada uno de ellos tiene una longitud de onda distinta. Cuando la luz choca contra un objeto, dependiendo de su composición química, este absorbe un tipo de ondas/colores y refleja el resto. Las que absorbe no los vemos ya que es como si el objeto se las tragara. Las que no se zampa rebotan en su superficie y llegan hasta nuestros ojos a modo de colores.

Así pues, cuando una cosa es blanca y pura (por ejemplo el Papa Francisco) significa que esta no absorbe ningún tipo de ondas, ya que el blanco no es otra cosa que la mezcla los tres colores primarios a full. Por el contrario, las cosas negras (por ejemplo Darth Vader) no le hacen ascos a ninguna onda y así les va a los pobres, que no reflejan color ninguno.

Volviendo al tema del mar, a pesar de que como hemos dicho el agua es incolora, esta cualidad cambia cuando la encontramos en grandes cantidades y mezclada con sal y carbonato de calcio. Esta combinación de elementos absorbe las ondas largas (rojos, naranjas y amarillos) y refleja las cortas (verdes y azules). De ahí que las partes más profundas del océano sean de un azul muy oscuro y la orilla prácticamente transparente.

En el caso de Ibiza, a todo esto hay que sumarle que sus fondos marinos están repletos de posidonia, una planta acuática que, como todas las plantas decentes, es verde. La combinación de este color con el azul es la razón de que nuestras aguas tengan esos matices turquesa que le dejan a una muerta.

———— Seguir a Pablo Burgués en Instagram o Twitter

———— Esta historia se publicó originalmente en mi blog Typic d’aquí

Anuncios

IBIZA, ESE PEDRUSCO SALIDO DEL MAR

(Por Pablo Burgués)

En contra de lo que la comunidad científica internacional llevaba décadas afirmando, estudios recientes de la Universidad de Massachusetts han confirmado que Ibiza no la inventó Loco Mía, si no que esta ya existía desde mucho tiempo antes.

Al parecer todo empezó hace 60 millones de años, cuando la placa tectónica africana colisionó con la euroasiática. Como consecuencia del tremendo pepinazo se produjeron enormes plegamientos de tierra, los cuales formaron las principalescordilleras del norte de África y el sur de Europa (Apeninos, Pirineos, Atlas, Alpes…). Del mismo modo y al mismo tiempo nacieron las Baleares, que aunque a ti te parezcan algo excepcional, superchachi y megaguay, en términos geológicos no son más que una simple continuación de la Cordillera Bética.

Por aquel entonces los mares y océanos del mundo estaban muy creciditos, tanto que el nivel del Mediterráneo estaba cientos de metros más arriba de lo que está hoy y por lo tanto la mayor parte de nuestras islas estaban sumergidas bajo las aguas.

Pero quiso Dios (o el Niño Jesús, dependiendo de las fuentes consultadas) que con la llegada del período Cuaternario empezara a refrescar de lo lindo y así como que no quiere la cosa el planeta se vio inmerso en una tremenda glaciación. Para los que os pasasteis las clases de geología fumando cigars en la parte de atrás del instituto, os diré que una de las consecuencias de una glaciación es un tremendo descenso del nivel de los mares. Esto es debido a que las bajas temperaturas globales hacen que una gran parte del agua de la tierra se acumule en los polos en forma de hielo.

Este fenómeno hizo que las Baleares fueran poco a poco saliendo del fondo del mar, hasta tal punto que Mallorca llegó a estar unida por tierra con Menorca y Formentera con Ibiza. Vamos que unas veces por mucho y otras por poco, por aquí no había quien pudiera poner un beach club en condiciones.

Pero el buen tiempo, al igual que las hombreras, siempre vuelve y poco a poco el frio fue paulatinamente dando paso al calorcito rico. Los glaciares comenzaron a derretirse y el Mediterráneo se volvió a llenar de agua hasta alcanzar el aspecto que tiene en la actualidad.

Pero cuidadín amigas, no cantemos victoria todavía porque la diversión no ha hecho más que empezar… Pese a haber comenzado hace nosecuantos millones de años, el proceso de deshielo de los polos no ha terminado aún y de ahí que año tras año veamos como el nivel del mar va creciendo lenta pero inexorablemente. Esto es una noticia bien chunga para poblaciones costeras como Sant Antoni, Santa Eulalia o Portinax, sin embargo es un notición para lugares del interior como Sant Mateo, Santa Gertrudis o Sant Joan, que en unos miles de años de nada podrán presumir de tener sus casas, hoteles y restaurantes en primerita línea de playa oiga.

———— Seguir a Pablo Burgués en Instagram o Twitter

———— Esta historia se publicó originalmente en mi blog Typic d’aquí

LA ENSAIMADA Y LA MADRE QUE LA PARIÓ

(Por Pablo Burgués)

Son muchas las cositas buenas que uno puede echarse a la boca en las Islas Baleares, pero sin lugar a dudas el producto típico nambergüan de Ibiza, Mallorca y Menorca es la siempre simpática ensaimada.

Para los que no sepáis qué es esta cosa, os diré que la ensaimada es una especie de pastel del tamaño de una paellera y en cuyo interior podemos encontrar bien de huevos, bien de harina, bien de manteca, bien de mantequilla y azúcar como si lo fueran a prohibir.

Y te preguntarás: ¿Quién fue el cachondo inventor de esta maravillosa oda al colesterol? Pues existen diferentes teorías correteando por Internet, así que si te parece bien yo te las cuento todas y tú eliges la que te haga más tilín.

La ensaimada la inventaron los judíos. En el libro del Éxodo se cuenta que el pueblo judío se vio obligado a deambular cuarenta años por el desierto. Como por aquel entonces no existía Telepizza, ni Just Eat, pues tuvo que ser el mismísimo Dios quién les acercara cada día alimento a los muchachos. Para conmemorar aquel milagro, los judíos comen todos los sábados un pan dulce llamado jalá el cual aseguran que el origen de la actual ensaimada.

Fueron los árabes quienes trajeron la ensaimada a las islas. Esta hipótesis se sustenta sobre dos sólidos argumentos científicos: que el dulce en cuestión tiene forma de turbante (imaginación al poder) y que en la cultura musulmana existe un postre llamado bulema que lleva los mismos ingredientes… Sinceramente, creo que alguien debería decirle a estos chavales que el elemento estrella de nuestra ensaimada es la manteca de cerdo, un producto menos árabe que una bufanda de panceta.

La ensaimada es catalana. Los defensores de esta corriente de pensamiento filosófico afirman que la palabra ensaimada es una variante de la palabra catalana saïm, que significa manteca de cerdo. Así que el alimento es catalán y no hi ha més que parlar. No seré yo quien quite la ilusión a estos señores, pero con ese mismo argumento podríamos defender que Usaim Bolt es de Cornellá. Ya, ya sé que no se escribe Usaim sino Usain, pero como dijo Cervantes (y si no lo dijo seguro que lo pensó muy fuerte): “no dejes que la aburrida ortografía te fastidie un buen chiste”.

La ensaimada es una creación de George Lucas. Quienes abrazan esta hipótesis dicen que la prueba inequívoca de ello son las dos ensaimadas que aparecen en su película La guerra de las galaxias, concretamente sobre las orejas de la princesa Leia.

He de decir que de las cuatro teorías la más sensata me parece esta última. Ahora bien, creo que George Lucas copió la idea de quien para mí es la verdadera madre de la ensaimada capilar: La Dama de Elche.

 

———— Seguir a Pablo Burgués en Instagram o Twitter

———— Esta historia se publicó originalmente en mi blog Typic d’aquí

EL BICHO MÁS GRANDE DEL MUNDO

(Por Pablo Burgués)

Si te has dado un paseo por las playas ibicencas habrás visto que muchas de ellas están llenas de unas extrañas albóndigas de pelo. En contra de lo que muchos niños de los 80 pensamos, NO se trata de abortos de Gremlins, sino de amasijos de fibras vegetales procedentes de la Posidonia Oceánica. Al igual que las piedras de una playa se van redondeando con el paso del tiempo, los restos de esta planta son arrastrados por el mar hasta la arena, donde la acción de las mareas les va dando su forma ovalada.

Y puestos, te diré que pese a vivir en el agua la posidonia no es un alga, sino de una planta acuática. ¿Qué significa esto?. Pues que la muchacha no puede vivir a más de 20-25 metros de profundidad, ya que más abajo los rayos de sol no son lo suficientemente fuertes como para alimentarla. Esta es una de las características que hacen que esta especie solo se encuentre en el Mediterráneo, donde las condiciones de profundidad y temperatura hacen que la criatura esté más a gusto que en brazos. Muestra de ello es el hallazgo en 2006 de una planta de posidonia de 8 kilómetros de largo y una antigüedad aproximada de 100.000 años. Esta bestia parda vive entre Ibiza y Formentera y está considerada como uno de los organismos vivos más grandes y longevos del mundo (seguido de cerca por la reina de Inglaterra).

Sin embargo, los últimos estudios realizados por gente con gafas dicen que las praderas de posidonia se están muriendo a gran velocidad y estiman que de no tomar medidas urgentes desaparecerán por completo en los próximos 10 años. (más info en https://www.saveposidoniaproject.org)

La causa principal de su rápida extinción son las miles de embarcaciones de recreo que durante los meses de verano acuden a nuestras costas y cuyas anclas (algunas de más de 200 kilos de peso) funcionan como auténticas excavadoras que destrozan y deforestan por completo el lecho marino.

Tal vez estés pensando: “Y a mí qué más me da que palme el hierbajo ese”. Pues te diré que esta planta es uno de los mayores pulmones de absorción de CO2 del mundo, el cual transforma más tarde en oxígeno (esa cosa que te entra por las narices y que según los expertos es entre “muy” y “muy mucho” necesaria para el ser humano).

Además, este hierbajo crea enormes laberintos de maleza bajo el mar donde pueden desovar tranquilos todo tipo de moluscos cefalópodos, osteíctios y crustáceos decápodos… O dicho en cristiano, se trata de enormes guarderías de donde saldrán las futuras raciones de pulpo a la gallega, calamares a la romana, lubina a la plancha, dorada a la sal o gambas al ajillo que tanto te gustan.

Por todo esto, en 1999 las praderas de posidonia de las pitiusas fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco dentro de la denominación “Ibiza, biodiversidad y cultura”.

Pero si aún con todo esto que te he contado, te sigue importando un bledo la posidonia y la madre que la parió y piensas seguir tirando el ancla de tu yate donde te dé la gana, te sugiero que te vayas urgentemente al médico y te lo hagas mirar, majo.

 

———— Seguir a Pablo Burgués en Instagram o Twitter

———— Esta historia se publicó originalmente en mi blog Typic d’aquí

El Podenco Ibicenco

(Por Pablo Burgués)

Si eres uno de esos pobres mortales que se mueven por Ibiza en coche, habrás visto que a la entrada del paseo marítimo de la ciudad hay una rotonda con una mano gigantesca y siete perretes encima. Pues bien, la obra es del escultor Andreu Moreno y es un homenaje al perro típico de la isla: el podenco ibicenco.

Esta raza es originaria del antiguo Egipto y parece ser que fueron los fenicios quienes la trajeron a la isla en el siglo VII a.C. Cuenta la leyenda que estos bichos son sagrados y se les relaciona directamente con el dios egipcio Anubis. Este señor, al cual se representaba con cuerpo humano y cabeza de podenco, estaba considerado como el señor de las necrópolis y su trabajo consistía en determinar si un difunto era apto para entrar en el reino de los cielos o no. Además, era él mismo quién se encargaba de transportar el alma de los afortunados hasta el más allá. Resumiendo, que Anubis era una especie de San Pedro con licencia de taxis.

Pero rasquemos un poco más en su vida, porque al igual que las grandes estrellas del rock and roll, los dioses también han tenido infancias difíciles a la par que rocambolescas.

Todo empieza con un tal Osiris (dios de la fertilidad) quien estaba felizmente casado con Isis (diosa de la maternidad). Una noche loca Osiris se cogió un tremendo morao y remató la jornada retozando con su cuñada Neftis (diosa de la oscuridad y las tinieblas). Ambos prometieron guardar el secreto bajo la máxima: “lo que pasa en Egipto se queda en Egipto”, pero el destino quiso que la muchacha se quedara embarazada… Para colmo de males, su marido Seth (dios de las sequias y del desierto) era impotente, así que la infidelidad no tardó en saltar a las portadas de todos los papiros del corazón de la época.

Bajo este agradable ambiente familiar de sinceridad y confianza vino al mundo nuestro querido Anubis, quién poco a poco fue creciendo hasta convertirse en una deidad hecha y derecha. Pero a pesar de su alto estatus, los líos familiares y las infidelidades nunca lo dejaron tranquilo.

Un día que estaba sembrando la tierra, Anubis se quedó sin semillas y para poder terminar la faena le dijo a su hermano Bataque se acercara hasta su casa y le pidiera un saco de grano a su esposa. Cuando el muchacho llegó a la casa, su cuñada, que no tenía tele ni Tablet ni ná y andaba la pobre bastante aburrida, intentó aprovecharse del joven. Este consiguió escapar ileso del lugar, pero ella que era bien retorcida la jodía le dijo a su marido que Bata la había intentado violar. Anubis salió en busca de su hermano dispuesto a matarlo pero este lo convenció de que todo era mentira y finalmente mató a su mujer.

Y la verdad que no sé qué demonios tiene todo esto que ver con el podenco ibicenco, pero en fin, que ahí lo dejo.

 

———— Seguir a Pablo Burgués en Instagram o Twitter

———— Esta historia se publicó originalmente en mi blog Typic d’aquí

Tagomago, una isla de escándalo

(Por Pablo Burgués)

Tagomago es una pequeña isla situada frente a la costa noreste de Ibiza, a tan sólo un kilómetro escaso de Santa Eulalia del Rio. Según una señora muy lista y algo repelente llamada Wikipedia, el lugar tiene 1.523 metros de largo por 113 metros de ancho y su nombre significa “roca de Magó” en referencia a un general cartaginés llamado Magón Barca (el mismo que da nombre a Mahon, la capital de Menorca).

Este islote es un lugar paradisiaco rodeado de aguas cristalinas y hermosas calas y en cuyo interior tan solo existen tres construcciones: Un pequeño faro construido en 1913, una controvertida vivienda de la que hablaremos más tarde y… agárrate nena: ¡el chiringuito playero donde se rodó el videoclip de La Lambada!.

Para los que tuvisteis la decencia de nacer después de los 80 y os librasteis de los múltiples atentados estético-sonoros perpetrados en aquella década, os diré que La Lambada ha sido el único estilo musical de la historia que tan solo cuenta con una canción (Dios aprieta pero no ahoga). Eso sí, el tema fue un auténtico bombazo, en gran medida gracias al picarón video promocional en el que aparecían un montón de frescas y frescos rozando cebolleta a lo loco. En su día aquello fue un escándalo de miedo, aunque viéndolo ahora desde la distancia y tras el nacimiento de nuevos y elegantes contorneos como elperreo o el twerking, La Lambada parece el baile de graduación de la Orden de las Carmelitas Descalzas.

Pero este no ha sido el único escándalo salido de la idílica Tagomago. El otro foco de conflictos tiene que ver con la única casa que hay en la isla, una chozita de HiperMegaLujoQuéFuerteTía que se alquila por el módico precio de 160.000€ a la semana(algo que según todos los expertos inmobiliarios consultados vienen a ser unos 23.000€ al día).

¿Qué quién es el tarao que paga esta barbaridad de dinero? Pues gente humilde y trabajadora como Carolina de Mónaco,Justin Bieber, Cristiano Ronaldo o Gareth Bale, quién pidió matrimonio a su novia en la isla en una modesta ceremonia valoradaen 470.000 euros (desayuno y WIFI ilimitado incluidos eso si). Esta fiesta y otras similares celebradas en Tagomago han abierto una guerra entre los ecologistas, la administración pública y ATU General Trust (empresa con sede en las islas Vírgenes Británicas que gestiona la explotación de la vivienda).

Y es que al parecer la isla está catalogada como Área Natural de Especial Interés y está protegida por el Parlamento Balear. Además es Lugar de Interés Comunitario (LIC) por la red ecológica europea de conservación de la biodiversidad Natura 2000y Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) para la conservación de la avifauna amenazada de extinción. Lo que traducido al castellano viene a significar que el lugar está lleno de bichejos protegidos y que está muy feo despertarles a altas horas de la madrugada poniendo música o incluso el Despacito a todo trapo.

Lambadas y fiestas a un lado, lo cierto es que la isla es una auténtica pasada de bonita y en contra de lo que algunos han tratado de hacernos creer, NO ES PRIVADA sino pública. Así que si entre la ortodoncia de la niña y la derrama del portal este año andas demasiado tieso como para alquilar el casoplón de Tagomago, siempre puedes acercarte a visitar el faro y darte un chapuzón en alguna de sus maravillosas calas por cerocientosmil cerocientos cero euros con cero céntimos persona/día. Un chollo de escándalo vamos.

———— Seguir a Pablo Burgués en Instagram o Twitter

———— Esta historia se publicó originalmente en mi blog Typic d’aquí

BREVE HISTORIA DE IBIZA (7ª Y ÚLTIMA PARTE)

(Por Pablo Burgués)

Año 1235, Jaime I de Aragón encarga a un par de coleguitas catalanes encabezados por Guillem de Montgrí (arzobispo de Tarragona y olé) arrebatar Ibiza a los árabes. Tras cinco meses de duro asedio la ciudad cayó en manos cristianas el 5 de agosto y lo hizo de un modo tan rocambolesco, surrealista y cañí que el suceso se convirtió inmediatamente en objeto de obligado estudio en todas las universidades serias de periodismo rosa. Y si no me crees puedes comprobarlo pinchandoaquí.

Pues bien, dicen por ahí que los cristianos, gente ilustrada, cero rencorosa y que ama al prójimo como a sí mismos (o incluso más) decidieron limar asperezas con sus prisioneros y se les llevaron de excursión por la isla. La idea era llevarse a todos a ver la puesta de sol a San Antonio y allí disfrutar de un merecido piscolabis en la maravillosa terraza Aperture del Hotel Marina playa.

Sin embargo, en algún punto del camino se perdieron y sin quererlo terminaron en lo alto de un enorme acantilado sobre el mar. Ya que estaban allí y para que los árabes tuvieran una anécdota guay que contar a sus amigotes cuando volvieran a sus casas, los soldados cristianos les invitaron educadamente a saltar al vacío. No me digas porqué, pero aquella actividad no sedujo demasiado a los musulmanes, quienes comenzaron a gritar al unísono: ¡No,no,no,no!. Y según la leyenda, esta es la razón por la cual aquella montañaca se conoce a día de hoy como Cap Nonó.

Vale, también hay otra teoría que dice que el nombre no viene de ahí, sino que es un homenaje a uno de los participantes en la conquista de Ibiza llamado Nunó Sanç… Pero hay que ser muy triste para preferir esta anodina versión a la de los moros inventando el Balconing.

La siguiente maniobra cristiana orquestada por el Arzobispo de Tarragona, declarado amante del arte y la memoria histórica, fue convertir la mezquita mayor de Ibiza en un bonito solar sobre el cual se empezó a construir la Catedral de la ciudad.

A lo largo de los siglos siguientes se levantaron las iglesias de Sant JordiSanta EulàriaSant Miquel y Sant Antoni, templos fortificados que servían como refugio a los ibicencos durante los continuos saqueos sufridos a manos de piratas berberiscos.Los ataques eran tan frecuentes y sangrientos que Formentera llegó a quedar completamente deshabitada. Para poner fin a estos ataques sorpresa, la corona española construyó las torres de vigilancia que hoy pueden verse a lo largo de la costa ibicenca.

No puedo terminar este artículo sin recordar a todos los amante de la lujuria y el desenfreno, que cada agosto, dentro de las actividades de las Festes de la Terra, las autoridades ibicencas conmemora la expulsión de los árabes con una misa y una ofrenda floral a la estatua de Guillem de Montgrí (situada en la Plaça d’Espanya de Dalt Vila)Muy loco y salvaje todo esto.

FIN DE LA HISTORIA

———— Seguir a Pablo Burgués en Instagram o Twitter

———— Esta historia se publicó originalmente en mi blog Typic d’aquí