BREVE HISTORIA DE IBIZA (6ª PARTE)

(Por Pablo Burgués)

En el año 0 antes (y después) de Cristo vino al mundo un muchacho la mar de majete llamado Jesucristo. El tipo tenía un pico de oro, lo que unido a una trágica muerte prematura y un tremendo golpe de efecto mediático en forma de resurrección lo convirtieron de la noche a la mañana en el influercer más molón de su tiempo. Por todo esto y por alguna otra cosilla más sin importancia, la gente se volcó muy pero que muy duro con el autoproclamado hijo de Dios y fue así como nació el cristianismo.

Los siglos fueron pasando y nada ni nadie parecía poder desbancar a Jesucristo Super Star del top 1 de las listas religiosas. Hasta que en el año 622 apareció un señor llamado Mahoma con un tremendo melocotonazo titulado Islam, cuyo pegadizo estribillo “Allah es grande” se convirtió rápidamente en un super éxito rompe pistas. El hit corrió como la pólvora y en muy poco tiempo ya era el tema más bailado en todo el norte de África y la península ibérica.

Un poco más tarde, en el año 902, el club de fans de Mahoma, conocido vulgarmente como “los árabes”, conquistaron Ibiza y larebautizaron con el nombre de Yebisah. Los muchachos eran de tomarse las cosas con calma y entre ponte bien y estate quieto se quedaron por aquí más de 300 años, de ahí que a día de hoy la influencia árabe esté aún muy presente en la isla.

Ellos fueron los padres de la arquitectura típica payesa y también trajeron a las islas algunos avances agrícolas punteros como el uso de acequias, albercas y la construcción de canales como el de Es Broll de Buscastell, el cual sigue activo hoy en día.

Además construyeron la primera gran muralla de la ciudad, un triple recinto amurallado construido a prueba de pólvora, piedras, palos y fuego, pero mira tú por donde que se les pasó hacerla también a prueba de cuernos…

Y es que en agosto de 1235, Jaime I de Aragón, hartito perdido de tanto islam y tanto niño muerto, encomendó a unos coleguitas la difícil tarea de conquistar Ibiza. Pero tras cinco meses de incansable asedio y ante la imposibilidad de cruzar aquellas murallacas, los soldados cristianos decidieron que era hora de pillar un ferry e irse de vuelta a la península. Justo en ese momento quiso Dios, o Allah, o vete tú a saber quién, que el gobernador de la ciudad se pusiera picarón y le levantara la novia a su hermano. Éste, en pleno ataque de cuernos se pasó al bando enemigo y mostró a los cristianos un pasadizo secreto bajo el subsuelo de la ciudad mediante el cual pudieron acceder fácilmente al corazón de la fortaleza. Y de esta manera tan folclórica y tan poco épica, fue como Ibiza pasó a formar parte de la corona de Aragón.

Continuará…

———— Seguir a Pablo Burgués en Instagram o Twitter

———— Esta historia se publicó originalmente en mi blog Typic d’aquí

Anuncios

Cuéntanos algo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s